Blogia
CaRPe DieM

Quinto pecado capital

Ayer, cuando volvía del partido del trofeo Marca, donde marqué el gol de mi vida, me encontré esta perla en la M-40. Cualquiera podría pensar que al ser un coche antiguo (ojo matrícula M-AU) iría despacio, pero ni mucho menos, cuando vió que no dejaba de echarle fotos empezó a pisarle (a lo mejor era Briatore... se parece un poco xD) y se largó, también fue cuando yo tenía que salirme así que no puedo estimar su velocidad, pero no me extrañaría nada que fuera un tiro ya que el sonido avisaba y, sí estoy en lo cierto, este es un Morgan Roadster con motor 3.0 V6 de 226cv, ahí es ná. En cualquier caso, es una joya de coleccionista y encima en amarillo, como muchos sabéis, mi color favorito. ¿Envidia? Pues sí oiga.

Pero no contento con ver este sorprendente carrazo, al llegar a la gasolinera me encuentro un cartel tan absurdo como inimaginable. La Alonsomanía se está pasando de la raya. Vale que es el piloto más importante en la historia de España, vale que es dos veces campeón del mundo y vale que está en McLaren (jeje) pero hombre, ¿desde cuándo se puede apoyar a Alonso desayunando o comiendo en una ESSO? ¿Estamos todos locos?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres