Blogia
CaRPe DieM

El mejor viaje de mi vida (II)

Con más sueño que ganas nos liamos la toalla al cuello rumbo a la playa. El sábado había amanecido con tantísimo calor sobre la tienda que no sabía si había llovido dentro de la misma o que el sudor emanaba a borbotones de mi cuerpo. El paseo era considerable hasta poder disfrutar de la perfecta arena de Els Terrers. Ciertamente había muy poca gente pero es que el clima tampoco acompañaba, al poco de pisar la playa se empezó a levantar mucho viento y tuvimos que irnos, ni siquiera hubo agallas para remojarse de sal. Comimos en un banco del no paseo marítimo y rápido a la tienda que empezaba a chispear.

Las ganas de siesta eran considerables pero era imposible ya que Frank-T comenzaba su actuación en Sennheiser demasiado pronto como para darnos ese lujo. Pero mereció la pena. Tuvo una actuación expléndida, dentro de lo que esperaba de él. Al terminar corriendo a Matarile para ver el, ya empezado, concierto de Los Suaves. Otra vieja gloria que sigue en forma y lo da todo (y más) sobre el escenario. Y a correr de nuevo que El Chojin ya había comenzado su actuación en Sennheiser. A partir de este momento el día cambió radicalmente.

La lluvia empezaba a ser intensa, la ropa interior ya se quejaba, entonces 'Cho' tuvo la brillante idea de prometer al respetable que haría todo lo posible por compensar que nos estuvieramos mojando por verle. La gente, muy oportuna, gritaba: "mójate". Entonces hizo algo que yo jamás he visto: bajó al centro de la marabunta de gente y se puso a rapear ahí, a 2 cms de mi cara, bajo la intensa lluvia. Puedo asegurar que la gente en ese momento en lo último que pensaba era en que se estaba mojando. De vuelta en el escenario no pudo dar más que un par de pinceladas más de su arte cuando el sonido dejó de funcionar. Lejos de rendirse vió que alguien del público tenía un altavoz, se lo pidió y siguió rapeando, a capella... pero se oía muy poco y tuvo que desistir y terminar ahí su actuación sublime.

El siguiente concierto previsto era Mägo de Oz en Matarile pero los designios del mal y, posiblemente, una mala previsión, hicieron que la zona estuviera inundada totalmente, imposible permanecer sumergido en aquel charco gigante. Así que la organización decidió suspender los conciertos. En ese momento pensé que el único refugio posible era la tienda, ya que las carpas del recinto estaban llenas de la gente que intentaba escapar del diluvio universal. De camino vi como las riadas, el barro y los inmensos charcos se adueñaban del camping así que temí por mi tienda... pero no, estaba en su sitio, perfectamente anclada y sin una gota de agua en su interior.

Sólo había un problema: ¿qué se puede hacer a las 10 de la noche, sin luz, cayendo la mundial, en una tienda de campaña? Pues eso mismo. Así que fueron muchas horas muertas mirando al techo deseando que aguantara mientras el ruido de las gotas sobre el plástico hacía apretar el culo para no perder yemitas. El caso es que además de la actuación de Mägo, se suspendieron también las de Elbicho, Soziedad Alkoholika, G5, Siniestro Total y Pata Negra. Por desgracia, para mi, Warcry, al igual que todos los artistas que tenían previsto tocar en New Rock, no suspendió su concierto pero con la que estaba cayendo tuve que perdérmelo (llantos). Mägo, G5 y Elbicho no pudieron tocar el domingo por problemas en sus giras pero los demás encontraron hueco para que pudieramos disfrutar de su música.

Lo bueno de acostarse tan temprano es que puedes madrugar para ir a la playa, pasear, aprovechar el día... todo mentira. La noche estuvo sembrada por la lluvia, pero es que la mañana también, así que más panzada de tienda, ahora con luz. Las partidas de Trivial eran constantes, dimos la vuelta a las preguntas 3 o 4 veces, por no hablar de las eternas partidas de Tute y Escoba (101-97 xD). Era curioso ver la inmundicia en la que vivíamos y la de cosas que hacíamos. El caso es que con tantas horas muertas ansiaba con todas mis fuerzas que empezaran los conciertos del domingo.

Tocaban Hamlet y Macaco a la vez pero como ya había decidido yo muchos conciertos, fuimos a ver a Macaco, no está mal, pero no es lo mio. Pronto nos fuimos a Sennheiser para ver como Falsalarma levantaba a la gente. Después, en New Rock, tocaba Saratoga con su nuevo cantante, que no decepcionó a nadie, a pesar del duro reto que es estar a la altura de Leo, de hecho, exageraba muchísimo los "solos" de voz para demostrar su valía. Entonces era la hora de Reincidentes, en Matarile, donde me encontré con mi amiga Itsaso y su preciosa compañera Gentzane. Este fue uno de esos conciertos en los que te da tal subidón que no importa estar a cientos de metros del escenario porque estás en una nube de sensaciones irrepetible.

De vuelta a Sennheiser para ver a SFDK, no pude quedarme mucho tiempo así que volví a la tienda para cenar, que aún quedaba mucha noche y había que coger fuerzas. Una vez en el recinto de nuevo, tocaba escuchar a La Excepción en Sennheiser, la lian parda, pero el sonido era bastante malo y no se les entendían bien las coñas. Luego estuvimos intentándo comprar la camiseta del festival pero estaban todas agotadas así que estuvimos de compritas por las carpas sin poder disfrutar de Boikot, que estaba tocando en New Rock, y sólo pude escuchar algunas pocas canciones, de lejos. Para cerrar el festival, Matarile acogía a Los Delinqüentes que, lejos de ser mi grupo favorito, estuvieron bastante bien. Al ser el último la gente ya está dando el resto y se desfasa muchísimo. Además volví a reunirme con Itsaso y Gentzane para despedir el fin de semana más brutal, salvaje e inolvidable de mi vida.

« Leer anterior | Leer siguiente »

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres