Blogia
CaRPe DieM

Periplo andaluz

Cuatro días y tres noches de aventura por el sur de España. David, Rubén y yo estuvimos desde el lunes 17 hasta el jueves 20 en el apartamento de Rubén en Torrox. Pueblo malagueño invadido por familias alemanas. Es decir, niños pequeños y personas mayores. Evidentemente eso hace que no haya mucha fiesta en la región, o más bien nada. Esta fue la principal causa de nuestro periplo por tierras andaluzas.

Nerja. La primera noche cenamos en una pizzeria donde Mauricio nos dijo que si queríamos fiesta tendríamos que ir a Nerja (por cercanía). Efectivamente eso hicimos. Jose Cuervo, Brugal, refrescos y varios kilómetros por recorrer. Una vez allí preguntamos por la plaza Tutti Frutti y a escasos metros preparamos nuestro suculento manjar. Aquí es donde conocimos a Cuki, al perro más obediente del mundo, pero sobretodo, donde la frase "ni con un palo" evolucionó a "ni con un extensor de palo". Luego un personaje autóctono nos dijo donde debíamos ir para pasar la noche. Charlamos de buen rollo con el puerta (cosa impensable en Madrid) y dentro encontramos más de una belleza, ya fueran nacionales como de importación. Además nos encontramos con una amiga de la facultad de Rubén, Rosa, y sus 8 amigas. A las 6 nos echaron y de nuevo carretera y manta hasta Torrox. La noche estuvo un poco floja.

Benalmádena. Habíamos estado especulando con ir a Tarifa pero el plan no nos seducía totalmente. Sin embargo, Koka nos dijo que en Benalmádena había mucha fiesta así que pusimos a la antonia en rumbo al puerto deportivo. Dicen que el TomTom es el mejor navegador, y quizá lo sea, pero nos metió por una calle tan oscura y sinuosa que sólo se nos pasó el acongoje al ver que otro coche seguía el mismo camino. Finalmente llegamos a nuestro objetivo y de camino a la zona de garitos nos cruzamos con un par de mozas de buen ver, a todo esto un viejo apollado en una señal de tráfico. Según pasamos al viejo suelta la ya mítica frase: niña! dame un beso! Automáticamente pensamos que se lo había dicho a las mozas y las risas fueron inevitables. Al darnos la vuelta medio llorando nos dimos cuenta que se lo había dicho a una viejecita que pasaba por allí, amazing (como diría DJStation). Una vez en la zona de garitos desenfundamos al tito Cuervo y el Brugal en un parking cercano. Casualidades del destino el encontramos con Bob, que además venía con dos perlas cordobesas de la mejor cosecha. Esta noche sí tuvo más chicha que la anterior con David teniendo dos copas a la vez, una irlandesa borracha intentándonos decir "algo" y las 100 mejores jugadas de la NBA por la tele. Sobre las 6 nos volvimos para Torrox.

Tarifa. La noche de los despropósitos. Dos horas de viaje para estar allí unas cinco y para volver otras dos horas: casi el mismo tiempo de fiesta que de trayecto. El caso es que terminamos con el tito Cuervo y nuestro amigo Cointreau rodeados de 11 bellezas. Con historias para recordar como la familia ///M o el no tienes huevos a quitarme el cigarro nos dispusimos a emprender un apasionante viaje hacía la otra punta del pueblo. Tras unas pequeñas indicaciones por parte de un chaval muy majo, David y yo nos perdimos y acabamos en el final de España y molestando a una pareja que, presumiblemente, estarían a punto de consumar su amor (o sea, que les jodimos el polvo). Quince minutos andando dan para mucho, pero cuando tras ese tiempo ves que has vuelto al mismo punto te das cuenta de que algo estás haciendo mal. Finalmente llegamos al lugar donde habíamos quedado y aparte de algún cabreo y un chupito, nada más. A pesar de la paliza en coche la noche estuvo bastante bien. Igualmente nos fuimos a casa sobre las 6 aunque esta vez llegamos de día (por razones obvias de espacio/tiempo).

A destacar unos pequeños detalles curiosos: Andrés se quedó sin María tras decirla que su ex lo hacía mejor que ella. Uuna hermana estaba en Viena y la otra se deja el móvil en Madrid. No hay olas en Torrox. Quiero irme de ERASMUS.

En definitiva ha sido un viaje muy entretenido, con muchos momentos para el recuerdo y con 1.600 kms a las espaldas. Un periplo andaluz que mereció la pena y que ha servido para despejarse y practicar el más sano deporte: la risa.

No hay fotos por razones de listón pero alguien hizo un par de ellas en Tarifa así que espero conseguirlas y ponerlas en mi SPaCe 2oo6 .

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres