Blogia
CaRPe DieM

Egipto inolvidable... por vosotros

Podría explicar mil cosas sobre Egipto, sus monumentos, su historia... pero creo que google lo explicaría mucho mejor que yo así que voy a limitarme a recordar algunas de las cosas de Egipto que no todo el mundo ve en su viaje. Antes de empezar me gustaría hacer un pequeño "diccionario" de viaje:

Waiting area: Cuernos Cisne Pato cagando Barra Coma Mezquita Cielo estrellado!
El Nilo: Cuna de civilizaciones. Río más largo del mundo, el más caudaloso es el Amazonas. Por cierto. El Nilo...
Broky: De la película Brokeback Mountain. Dícese de la persona de sexualidad dudosa u homosexual.
Imhotep (2667-2648 a.C): Visir del faraón Djoser (III Dinastía, 2687-2668 a.C.). Médico, escriba, astrólogo, arquitecto y Sumo Sacerdote de Heliópolis. Escribió textos de medicina y desarrolló la administración pública. Primer arquitecto, construyó la pirámide escalonada y el complejo de Saqqara. Ídolo de masas de mente poco sana. Tatuaje de gena en árabe.

Sabiendo esto quizá se pueda entender un poco mejor el transcurso del viaje, o no. La verdad es que dudo mucho que alguien pueda explicar suficientemente bien este viaje. Dudo que una persona que no haya estado con nosotros pueda llegar a entender lo que se esconde en nuestras mentes.

La coña de los Brokys empezó desde el minuto 1 cuando Jorge mostró su cinta para sujetar la maleta (al menos yo la cogí allí), colores no le faltaban. Y claro, Miguel dormía con él, por consiguiente, Broky también. Así fue durante el resto del viaje, quizá Miguel supo quitarse el cartel en la recta final del mismo, pero para los demás seguirá siendo Broky.

La otra gran pérdida de razonamiento fue la adoración y culto a Imhotep. Guía moral y espiritual durante toda la travesía por el Nilo, y Sumo Poder en El Cairo para no ser destrozado por los arcaicos vehículos que campaban sin normas por las carreteras. Tanta era la devoción que tuvimos que tatuarnos su Fuerza en el brazo. Oh gran Imhotep! Nosotros te adoramos!

Hubo otras muchas desvariaciones mentales pero creo que esas dos fueron las más significativas y todo giraba en torno a ellas, sobretodo en la primera parte del viaje. Creo que la segunda tornó hacía María y Loreto, hermanas de dudosa sexualidad (o eso pensaban algunos cerebros trastornados).

Realmente tengo muchísimos recuerdos de este viaje. De hecho, casi en cada esquina había una anecdota. Ya sea propia del país o gracias al ingenio de toda esta gente con la que compartí 11 días inolvidables. Sin ellos no hubiera sido ni la mitad de divertido y mítico. No tengo días de vida para agradecerles el ser como son.

Algo que agradecí mucho fue ese juego de capoeira con Sergio en Barajas antes de facturar. No fue una gran roda, de hecho no teníamos música (lógico) pero nos lo pasamos bien. La gente nos hizo un gran espacio e incluso un hombre nos tiró 20 céntimos de euro, no os penséis que esto lo hacíamos por dinero, de hecho esos 20 cnts los donamos a una obra benéfica. Posteriormente y ya en el crucero por el Nilo volvímos a hacer otro juego en la cubierta. No ha sido mucho pero mejor que nada... El mono nos pudo y tuvimos que hacerlo!

Supongo que lo peor de todo el viaje fueron las casi 2 horas de retraso en el vuelo de ida. Eso sin contar a las mexicanas que llevábamos delante. Menos mal que en un momento dado desaparecieron con el comandante del vuelo, que por cierto, dejó la cabina sóla y con la puerta abierta. Suerte que no había ningún flipao del Flight Simulator porque podría haber hecho un destrozo. Eso sin contar que la puerta de emergencia hacía un ruido insoportable para quienes se sentaban al lado, como si cierras mal la puerta del coche y vas a 700 km/h, además era fácil de abrir, tanto que casi lo consigo... en pleno vuelo.

El barco no era un yate espectácular, de hecho lo primero que notamos al entrar en la habitación fue una extraña vibración bajo el suelo en un lado del camarote. Algo realmente inexplicable y preocupante teniendo en cuenta que el barco estaba parado. Si a esto le sumamos un apagón en toda la planta sin motivo aparente, no debería ser un navío de garantías.

No deberíamos olvidar que no se podía tirar papel al WC, lo primero que piensas al saber esto es: ¿Dónde tiro el papel después de limpiarme el culo? ¿A la papelera de la habitación? El olor se me antoja insoportable en tal caso. Por esto yo siempre tiraba el papel al WC, claro que tampoco es que lo tragara muy bien... Otra cosa curiosa del baño era la ducha, o mejor dicho, el vidé, que estaba dentro de la ducha.

Los puntos a favor del crucero seguramente fueron la piscina, la fiesta de disfraces y la sensación irrepetible de estar tomandote un copazo mientras navegas a la luz de la luna por el Nilo con una calma y una paz difícil de explicar. Finalmente nos llevó de Aswan a Luxor y volver sin ningún problema conocido y con muchas historias que contar y recordar.

Durante la travesía pude aprender varias cosas: No comer Lays árabes sabor Pizza. Sergio y Adri se sienten violentos al cenar sólos en su habitación con la mesa decorada con flores (Jorge y Miguel no, de hecho se recrean echándose fotos). Hay letras árabes con forma de conejito de PlayBoy. Los vendedores de apié utilizan frases como "Que pasa neng!". Los niños pequeños están dispuestos a montarselo con los turistas por dinero. Adri toca la darbuka mejor que los propios egipcios. No dejarle nunca un boli a Bego.

Ahora bien, lo mejor que pude aprender en el barco fue a evolucionar El Señor del 3 y convertirlo en el BoteGame®. Es largo de explicar, quizá algún día haga el manual, aunque debería quedar con el comité de estandarización porque creo que quedaron algunos flecos sueltos. En cualquier caso, pienso que se nos fue de las manos el dichoso juego y alguno terminó siendo The Lord of the 3 demasiadas veces. Sí, por mi culpa, pero también hay que reconocer que le dio mucha vida al barco. Sobretodo al ver a Miguel cantando "Un mundo ideal" de la película Aladín.

Antes de llegar a El Cairo pudimos disfrutar de un "paseo en faluca", montar en dromedario, hacernos tatuajes de gena, aprender los números y el abecedario árabe y sobretodo, a regatear (unos más que otros). No es por ser tacaño, pero es que todo se regatea allí, incluso la hora de despertarnos para ir a las escursiones xD También aprendimos que Samir, nuestro guía, era un pervertido, incluso más de lo que cabría pensar (ver vídeo de María bailando). Sin olvidar que todo el mundo te pide propina por todo, incluso por echarles una foto. Lo más impactante es ver a un policía, armado con una metralleta, pidiéndote propina. Completamente increíble. Aunque no tanto como descubrir una gasolinera en medio del desierto custodiada por militares armados y torretas.

Ya en El Cairo el viaje cambió completamente. Pasamos de las ciudades sombrías, apagadas y con las casas inacabadas, a una ciudad donde no existen las señales de tráfico ni los semáforos. El cambio fue considerable sobretodo al ver el hotel, y más aún al ver la habitación de Jorge y Miguel (o lo que quedaba de ella). Es bastante impactante llegar a la habitación de un hotel y ver que la cama está en vertical, las paredes picadas y una silla dentro del armario (¿una señal?).

Si no contamos este detalle subrealista, el hotel estaba muy bien. La comida (el desayuno) era bastante mejor que en el barco, las habitaciones estaba mucho mejor que las del barco (con tele, nevera, bañera, aire acondicionado...) y lo más importante: se podía llamar de una habitación a otra con el teléfono. Sólo había que marcar el 8 y luego el número de habitación, por ejemplo, para llamar a la habitación 217 sólo hay que marcar 8217 y decir que bajen a cenar. Genial idea ¿no?

Sin duda lo más impactante de El Cairo es el tráfico. La gente cruza a saco por cualquier sitio, los coches no respetan absolutamente ninguna norma de circulación, de hecho juraría que no existen. Los carriles no están definidos y cada uno va por donde le quepa el coche. Los coches mayoritariamente son antiquísimos a excepción de algunos Daewoo, Toyota, Nissan o Mitsubishi. El primer día cogimos un taxi para los 12, era la típica furgoneta VW de hippi, pero sin colorines. Furgoneta donde sólo caben 7 personas. Así que nos vimos 13 locos (incluyo al taxista, que estaba peor que todos nosotros) metidos a presión en un vehículo que zigzagueaba sin control aparente por las calles caóticas de la ciudad.

Quizá lo mejor de El Cairo fue cuando un taxista nos dejó conducir su coche. La idea era hacernos una foto "como si condujeramos" pero el tío nos arrancó el coche y nos invitó a dar una vuelta. En el coche íbamos Jorge al volante, Miguel atrás y yo de copiloto. Se trataba de un Lada con no menos de 20 años al que no podías pisar el embrague y frenar a la vez. Esto dio como resultado una forma de parar el coche poco ortodoxa y a punto de salir por la ventana. Una vez conseguimos parar el coche y tras una travesía corta pero intensa, tuvimos que estar un buen rato sentados en el coche pensando en lo que había ocurrido e intentando poner el freno de mano, sin éxito. Completamente subrealista.

Bueno, no se puede contar todo en tan poco espacio, no es plan de meter un ladrillazo (aunque ya lo es) pero creo que lo más mítico está reflejado. Sólo faltan las fotos y, sobretodo, los vídeos. En cuanto tenga todo el material lo entenderéis todo mejor.

Para terminar me gustaría recordar a todas las personas que han formado parte del viaje y que, para bien o para mal, han significado muchísimo para mi. Han sido lo que realmente me guardo de Egipto. Ellos son: Juan, Clara, David, Sara, Sergio, Adri, Marta, Jorge, Miguel, Geno, Bego, las mexicanas, Pedro, Vero, el matrimonio catalán (flalñkjeq), el matrimonio madrileño, Samir, el guía del pueblo nubio (pobre hombre...), el capitán del barco, los cocineros del barco, el yonki de los cartuchos, los taxistas de El Cairo y, por supuesto, María y Loreto. Si no se me olvida nadie estas son las personas que en mayor o menor medida han coseguido hacer de este viaje una experiencia inolvidable.

PD: Los egipcios eran unos cachondos, inventaron los emoticonos...

Aún no tengo las fotos de todas las cámaras pero ya tengo bastantes así que están en mi SPaCe 2oo6 . Sólo he puesto en las que salgo yo porque sino son demasiadas. Intentaré conseguirlas todas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres