Blogia
CaRPe DieM

Workshop Oporto 2005

Estadio do DragaoEn ocasiones la vida es ingrata, aburrida e incluso despreciable. Pero entonces, cuando menos lo esperas, da un giro que te hace sonreir y tener un bello recuerdo de algo vivido. Ese giro me llevó a Oporto entre los días 18 y 20 de Noviembre de 2005. Fecha para no olvidar.

Chao y CacianoNo pienso extenderme en contar como llegué hasta allí (me cago en todos los camiones del mundo) o que hice a cada instante en cada lugar. Este viaje ha sido algo mucho más que cualquier detalle. Ha sido la liberación de una existencia condicionada por la rutina y el tedio.

Salchicha y DouglasLo más importante no ha sido el viaje, ni la ciudad, ni el hotel (os lo aseguro). Lo mejor de todo ha sido la gente. Podría considerarme afortunado de haber descubierto personas tan increíbles. Empezando por Salchicha o Valente (Caipirinha r00lz!) y terminando por el camarero del PizzaHut , sin olvidarme de Liliana y su hermana (que sólo bebían agua ), Ana Luisa (que le gustaba mucho la cola ) y, por supuesto, Patricia. Estas (y muchas otras) han sido personas que han marcado el viaje y han conseguido arrancarme un trocito de felicidad (incluso más). Nunca me había sentido tan agradecido de conocer a alguien. Es curioso sentirse mejor a 600 Kms de casa que dentro de la misma.

Zero AlcoholOjala hubiera sido una semana y no 3 días. Ojala hubiera podido concer más a las personas. Ojala vuelva a repetirlo.

Básicamente puedo decir que no sólo no me arrepiento de haberme ido tan lejos sino que lo volvería a hacer. He aprendido muchísimo, he conocido gente maravillosa y he disfrutado como hacía tiempo que no hacía. Se puede pedir más? Pues sí. Además de todo esto he conseguido una preciosa camiseta firmada (gracias a las ideas descabelladas de Periquita).

Valente con profesSí, ya sé, las fotos. Tenerlas las tengo, ahora bien, son muchas! Quizá algún día de estos las suba, prometido. De momento quedaos con esta pequeña muestra que engloba a casi todos y, sobretodo, con la idea de que ha sido lo más productivo y lisonjero que me ha pasado en mucho tiempo (que no es poco).

PatriciaFinalmente voy a decir que Oporto, como ciudad, no es gran cosa. Tiene el estadio del Oporto (Dragao) que es bastante impresionante (comparado con el resto de la ciudad). Tiene playa (de océano), río (el Duero)... pero sobretodo tiene carteles donde pone "Marginal", que al principio acojona un poco pero luego te das cuenta que a todo allí le ponen marginal Es una ciudad antigua, apagada, pero con unos centros comerciales que no tienen nada que envidiar a los de Madrid. Una ciudad de contrastes muy interesante.

No me enrollo más. El resumen es claro: me lo pasé genial, lo volvería a repetir sin dudarlo e incluso más días. La pena ha sido volver a la rutina y alejarme de personas inolvidables. Ahora hay un trocito de mi corazón en Oporto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres